La visión artificial aplicada a la industria permite introducir, la capacidad de que procesos automáticos tomen decisiones en función de la información contenida en imágenes. Esto brinda a la industria una amplia gama de aplicaciones donde la visión, hace viable o mejora los procesos industriales.
.
1. Identificación de referencias o modelos.
Si las imágenes de diferentes piezas tienen características reconocibles por un sistema de visión artificial, éste podrá diferenciar las piezas. Esto permitiría, en función del tipo/modelo de pieza;
– Encaminarlas a diferentes puntos del proceso.
– Aplicarles diferentes operaciones en una máquina.
– Cambiar herramientas en una máquina capaz de ello.
– Almacenar piezas del mismo tipo/modelo.

2. Presencia de componentes.
Un sistema de visión artificial, fácilmente podrá determinar la presencia o no de componentes en una línea de montaje. Si además, somos capaces de dotarle de una referencia, ya sea absoluta mediante la posición de la cámara o relativa a una característica de la pieza, también se podrá comprobar la correcta posición del componente.
Mediante este principio se podrían realizar las siguientes aplicaciones;
– Verificación del componente.
– Control de rebabas, grietas, exceso o falta de material.
– Control del cordón de sellante o silicona.
– Control de operaciones de mecanizado.
– Verificación de elementos impresos.
– Presencia de rosca.

3. Guiado de robots.
Si a un sistema de visión artificial y a un robot les hacemos interpretar un espacio bajo el mismo sistema de coordenadas, podremos mediante la visión artificial indicar al robot las coordenadas (X e Y) de una pieza sobre un plano de apoyo, y el ángulo de la pieza, para que el robot sea capaz de cogerla.
El guiado de robots, permite realizar operaciones como las mencionadas a continuación.
– Alimentación automática de piezas, que podrán estar en cualquier posición, dentro del campo que ve el sistema de visión.
– Paletizado o despaletizado de piezas.
– Corrección de la posición de un robot a un punto concreto de la pieza para realizar una operación; taladro, soldadura, etc.
– Montaje automático de piezas

4. Control dimensional.
Los sistemas de visión artificial se pueden calibrar, de forma que puedan interpretar las imágenes en unidades reales de medida (p.e. mm). De esta forma, permiten realizar mediciones, cuya precisión depende la resolución del sistema. Esta resolución es la relación entre el tamaño que puede ver el sistema de visión y la cantidad de pixels que posee.

5. Lectura de códigos y trazabilidad.
Los sistemas de visión artificial pueden aprender a identificar letras, números y cualquier otro formato de códigos. Esto permite que el sistema de visión lea automáticamente un código previamente marcado en las piezas.
La visión podría aplicarse a las siguientes operaciones;
– Comprobar el código en el punto de marcado.
– Leer el código para identificar cada pieza.
– Leer el código para gestionar la trazabilidad de una pieza en un proceso.
– Leer parámetros de fabricación grabados en la propia pieza.


LA VISIÓN ARTIFICIAL Y EL CONTROL DE CALIDAD
La visión artificial tiene 3 importantes virtudes, que aplicadas en los procesos de control de calidad, la convierte en una importante herramienta.
1. Permite el control del 100% de la producción.
2. Inspección sin contacto.
3. Verificación objetiva según los parámetros programados.